OLGwebsite_expoNinosMayas

¡Bienvenido a la exibición en linea!

 

Dentro del diseño de una tesis de doctorado, cuyo tema fue el "aprendizaje del espacio", no hay otro camino para lograrlo que el del trabajo científico.  Y lo hice a pesar de que en las evaluaciones de mis primeros retornos del campo observé que me era difícil abordar este tema sin ligarlo a otros aspectos como la alegría de vivir, la belleza de la gente, la estética de la vida maya.

La fotografía ofrece otra mirada para compartir estas experiencias antropológicas y develar ciertos aspectos de la vida de estas personas: los mayas.  Ellos me acogieron con generosidad, me permitieron vivir y compartir su cotidianeidad con tanto aprecio, que yo se los agradezco ampliamente.

Con esta exposición, deseo liberar en imágenes estos pequeños trozos de la vida cotidiana de los niños mayas de una pequeña comunidad de Quintana Roo, en México:  una vida próxima y a la vez diferente, simple de acercar y compleja de comprender.

Olivier Le Guen

Fotografías y textos:  Olivier Le Guen

Traducción: Renée Petrich

Exposición presentada en April 2007 en el Museo de la cultura Maya, Chétumal (Quintana Roo), Mexico

Apreciación de la comunidad

En Quintana Roo, como en todo México, el sol es omnipresente y desde hace milenios es considerado como la fuente de toda vida.  Este arco en el cielo que encierra al sol es nombrado uyotoch k'íin, "la casa del sol".  Las casas mayas en forma absidal son típicas, construidas en madera y en piedra y cubiertas por un techo de palma.  La construcción más cercana a la calle es, por lo general, la habitación principal, y la segunda, más simple, hace la función de cocina.  La iglesia del poblado, que se aprecia detrás de x'Catarina - quien corre a encontrarse con su madre -, es una construcción con el mismo esquema.  Los mayas se han mantenido como campesinos y practican diariamente en la selva tropical una cultura que manejan y reproducen perfectamente.

(Haz click en la foto para ver en grande - Click on the picture to enhance)

La relación  padres - hijos

Desde el nacimiento, el bebé no se separa de su madre.  Ellos estarán al resguardo de los demás, sin salir de casa, durante varias semanas.  Los padres no se ausentan tampoco y cuidan de sus hijos con una paciencia infinita.  A los niños se les da nombre durante un ritual que tiene lugar a los cuatro meses de nacido, en referencia a las cuatro esquinas que tiene el campo de maíz, la milpa;  a las niñas se les da nombre en un ritual similar, pero a los tres meses,  recordando las tres piedras del fogón que se encuentra en la cocina.  El abuelo y el nieto, como en numerosas sociedades, están ligados por lazos muy sólidos, considerados como las dos partes de un mismo todo.

(Haz click en la foto para ver en grande - Click on the picture to enhance)

Comportamiento y emociones

La pequeña Daniela, que me conoce bien, se muestra un tanto púdica cuando tomo la foto.  Este comportamiento, entre el pudor y la pena, es característico y generalizado entre las niñas y las jóvenes mayas.  A los niños se les cuida especialmente cuando personas extrañas se les acercan, ya que éstas pueden ser portadoras del óoho íik',  "el mal de ojo".  Pero en cuanto se sienten seguros, sobre todo porque están entre ellos, los niños rápidamente ríen y el buen humor está siempre presente en todos los instantes de su vida cotidiana.

(Haz click en la foto para ver en grande - Click on the picture to enhance)

Los hermanos mayores

La fraternidad, que por lo general comprende hasta a diez niños, es fundamental para los mayas.  Los hermanos mayores se encargan de los menores,  y esta liga crea binomios, particularmente entre los niños que tienen una diferencia corta de años.  Los lazos fraternales son fuertes durante toda la vida del individuo, aún cuando el mayor este separado del benjamín hasta por treinta años de edad

(Haz click en la foto para ver en grande - Click on the picture to enhance)

Los pasos del aprendizaje

Los niños, según su edad, son muy responsables, y deben responder obligadamente a participar en las actividades de los adultos, como son las del campo o  la construcción de una casa.   Los adultos son, a su vez, sus referentes y sus guías.  Con la escolaridad, ahora la ayuda se da de los hijos hacia los adultos, como es el caso de Manuela que tiene un problema de matemáticas

(Haz click en la foto para ver en grande - Click on the picture to enhance)

Las actividades infantiles

Los niños mayas están siempre en la mejor disposición de ayudar a sus padres en las tareas domésticas cotidianas, después de haber concluido con la responsabilidad escolar, como es el caso de la pequeña Daniela que ayuda a rellenar las botellas con los frijoles negros que se consumirán a lo largo del año.  El alimento base de los mayas es el maíz.  Después de haber cocido toda la noche el grano y de haberlo limpiado, éste se lleva al molino y finalmente se preparan las tortillas.  Los niños ayudan de igual manera a su madre, como Efraín, en alimentar a las gallinas. También ayudan al padre en diversos trabajos, como limpiar las calabazas para extraerles las semillas para su consumo y su venta

(Haz click en la foto para ver en grande - Click on the picture to enhance)

Los juegos

Muchos de los juegos infantiles se basan en imitar las ocupaciones de los adultos.  Es el caso de Olivia y Alejandra, que juegan a "la cocinita", respetando escrupulosamente en su juego los procedimientos y los gestos de los mayores.  Los niños juegan al béisbol, una distracción de sus padres que todos los domingos disfrutan cuando se enfrentan a los equipos de otras comunidades vecinas.  Entre los mayas se dice que los niños tienen la capacidad de comunicarse con los perros, cualidad que pierden al crecer y adquieren el lenguaje de los hombres.  Esta pequeña niña cuida de los perritos recién nacidos, mientras que Mariana y sus hermanas observan perplejas una muñeca que les prestaron en la escuela, un juguete poco común venido de la cultura occidental

(Haz click en la foto para ver en grande - Click on the picture to enhance)

La alimentación

Entre los mayas las maneras de mesa juegan un rol importante en la segmentación de los grupos sociales. No es usual que una familia se siente a comer a la mesa junto con una persona extraña.  Los rituales son la ocasión de dividir la alimentación de manera comunitaria; así, Mariana y sus hermanas regresan de la iglesia con sus ofrendas (tortillas y chimole), que van degustando por el camino.  Las frutas representan un aporte nada despreciado en el régimen alimentario de los niños mayas y los árboles frutales están presentes en el pueblo y en todos los patios de las casas.  Sólo queda cortarlos: con un palo, como la anona que Maricela corta para su abuela, o bien rompiendo una pequeña rama del árbol x-tsóol, como el que Aurora tiene en su mano.  Las frutas se consumen casi siempre verdes, con sal y chile, como el mango que pela Ebaristo con la ayuda de su machete

(Haz click en la foto para ver en grande - Click on the picture to enhance)

La escuela

La apertura de la comunidad hacia el exterior y la integración cada día mayor de los mayas hacia la vida mexicana han hecho de la educación escolarizada algo indispensable.  Los niños son muy esmerados para ir a la escuela.  Estema se ha vestido de blanco, uniforme riguroso de los días  lunes por la mañana,  para asistir al homenaje a la bandera nacional.  El aprendizaje en estas escuelas primarias se da simultáneamente en lengua castellana y en maya, pero no es el caso en todas las comunidades.  Los niños se enfrentan frecuentemente a la dificultad  de aprender nociones y conceptos muy lejanos de su vida cotidiana, pero ello bien vale un pequeño y forzoso descanso

(Haz click en la foto para ver en grande - Click on the picture to enhance)

Entre la tradición y la modernidad

La mejora en las vías de comunicación extrae día a día a los pueblos de las espesas selvas y los acerca a las ciudades o a la modernidad occidental.  Ahora todo se vuelve más accesible y la tecnología contribuye a ello.  Mariana y Ninfa forman parte de las pocas familias que no tienen televisión en sus casas, por ello aprovechan el momento de llevar las gallinas al patio de la casa de su abuela, para degustar una serie televisiva desde la puerta del centro comunitario.  Después de haber sido relegada e ignorada, el peligro que enfrenta hoy la cultura maya es su folklorización.  Las dos pequeñas niñas vestidas con el traje tradicional maya -hoy día poco utilizado, por ser más costoso- en realidad hablan sólo castellano y su alimentación consiste en jugo de frutas y pastelillos industrializados: es la recompensa típica que los padres mayas ofrecen a sus hijos cuando los llevan a la ciudad

(Haz click en la foto para ver en grande - Click on the picture to enhance)

Retratos

Estos son algunos retratos de niños del pueblo que he considerado como mis amigos.  Les agradezco su gentileza, su paciencia y su sinceridad conmigo.  Espero que estas pocas imágenes les rindan merecido homenaje

(Haz click en la foto para ver en grande - Click on the picture to enhance)